Refirió que las compras se realizaron el 26 de diciembre de 2016 y desde el mes de marzo COMSUR, la empresa que proveyó los muebles, notificó al Poder Legislativo que había facturas pendientes. La empresa argumentó que aunque los bienes se ubicaron en distintas áreas del edificio del Congreso estos nunca fueron pagados.

“Serafín Hernández no tenía la atribución de pedirlos ni tampoco siguió el procedimiento administrativo de adquisición, por eso cuando la empresa cobró la factura no se identificaron los muebles, ya que ni siquiera están inventariados como parte del Poder Legislativo”.

Melo señaló que en los últimos días la empresa ha recogido algunos de sus productos, sin embargo dejó otros al interior del Palacio Legislativo bajo su propia responsabilidad. “La factura fue por más de 50 mil pesos que no fueron pagados, ya que el Subcomité de adquisiciones, que es el área que se encarga de hacer este tipo de compras, no los adquirió”, agregó el coordinador de Comunicación Social.

Finalmente refirió que la Legislatura no procederá legalmente contra Hernández Sagahón, pues es la empresa interesada la que debe de actuar para cobrar por el servicio.